Publique en esta revista
Información de la revista

Congreso

Contenidos del congreso
Congreso
XXXIX Congreso Nacional de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI) / XXXIII Congreso de la Sociedad Castellanoleonesa-Cántabra de Medicina Interna (SOCALMI)
Burgos, 21-23 Noviembre 2018
Listado de sesiones
Comunicación
42. Enfermedades infecciosas
Texto completo

I-223 - DALBAVANCINA EN PIE DIABÉTICO: ¿ESTAMOS ANTE UN NUEVO PARADIGMA EN EL ESQUEMA DE ABORDAJE DE TRATAMIENTO?

A. Arnaiz García1, M. Pajarón Guerrero2, J. Ortiz Segura3, J. Arnaiz García4, A. Sarralde Aguayo5, S. Fernández Rubio6, E. Arnaiz García7 y M. Fernández Sampedro1

1Unidad de Enfermedades Infecciosas, 2Unidad de Hospital de Día, 3Traumatología y Ortopedia, 5Cirugía Cardiovascular. Hospital Universitario Marqués de Valdecilla. Santander (Cantabria). 4Radiodiagnóstico, 6Farmacia Hospitalaria. Clínica Mompía, S.A.U. Santa Cruz de Bezana (Cantabria). 7Cirugía Cardiaca. Hospital Universitario de Salamanca. Hospital Clínico. Salamanca.

Objetivos: Dalbavancina (DBV) es un nuevo lipoglucopéptido semisintético con 2 propiedades distintivas del resto de miembros de su familia de antibióticos: una actividad intrínseca mayor y una vida media muy prolongada que posibilita una posología semanal o bisemanal de forma ambulatoria (H. Día o H. Domiciliaria) con dosis de 1.000 o 500 mg, respectivamente. Ya que no se recoge en ficha técnica del fármaco la indicación de pie diabético (PD) y la bibliografía al respecto es inexistente, quisimos caracterizar el uso de DBV en un grupo pacientes diagnosticados de pie diabético.

Material y métodos: Descripción de la serie pacientes diagnosticados de PD, que recibieron DBV, desde su comercialización hasta abril de 2018, en el Hospital U. Marqués de Valdecilla y en la Clínica Mompía (Cantabria).

Resultados: Paciente 1: varón de 58 años, con antecedentes de arteriopatía periférica y DM2 insulinodependiente de 10 años de evolución. Diagnosticada de osteomielitis (OM) del 4º dedo del pie derecho, con trayecto fistuloso a piel. En cultivos del exudado se aislaba un S. aureus meticilín-sensible, iniciándose tratamiento vía oral con clindamicina (300 mg/8h) y levofloxacino (500 mg/24h), que fue sustituido a las 4 semanas por DBV ante persistencia de elevación de reactantes de fase aguda e intolerancia digestiva. DBV fue administrada en H. Día (1.000 mg en dosis inicial, seguido de 500 mg/7 días, 2 semanas), mostrando al final del tratamiento normalización de los parámetros analíticos, sin evidencia de efecto adverso alguno. A la finalización del tratamiento, la fistula estaba cerrada. Tras seis meses de seguimiento, el paciente fue dado de alta. Paciente 2: mujer de 64 años, con antecedente de DM tipo 2, con mal control metabólico y diagnóstico de OM del 1er dedo del pie izquierdo por contigüidad, aislándose en los cultivos profundos de la misma un S. epidermidis. A pesar de tratamiento empírico con amoxicilina-clavulánico durante 3 semanas, persistían los signos inflamatorios, por lo que se decide cambio a DBV (dosis inicial de 1.000 mg, seguido de 500 mg/7 días, 2 semanas). No se produjo efecto adverso alguno asociado a la administración, mostrando al alta regresión de la sintomatología inflamatoria y normalización de los parámetros analíticos. Paciente Nº 3: varón de 87 años, con antecedentes de artritis reumatoide y arteriopatía periférica no revascularizable, que fue diagnosticado de OM del primer dedo del pie izquierdo, con fistulización a superficie. En los cultivos, se aislaba S. aureus meticilín-resistente, decidiéndose tratamiento antibiótico con cotrimoxazol durante 8 semanas, que debido a leve deterioro renal (ClCr 40 ml/min), se decide cambiar a DBV (1.000 mg, seguidos de tres dosis semanales de 500 mg). Durante el seguimiento no se produjo empeoramiento de la función renal ni hepática, así como ningún otro efecto adverso. El paciente falleció a los 6 meses, sin relación alguna con la administración del fármaco.

Discusión: En nuestra serie de pacientes se decide administrar tratamiento ambulatorio con DBV fundamentalmente para simplificar los tratamientos y ante aparición de efectos adversos con los previos. Su semivida de eliminación hace a DBV un antibiótico singular y permite diseñar nuevas estrategias de tratamiento que facilitan altas hospitalarias precoces sin necesidad de accesos vasculares y con garantía de cumplimiento terapéutico.

Conclusiones: Aunque no hay experiencia clínica publicada con DBV en PD, su mecanismo de acción, posología y perfil bajo de efectos adversos, debe ser considerado sobre todo en el tratamiento de infecciones que precisan tratamientos antibióticos prolongados.

Idiomas
Revista Clínica Española

Suscríbase a la newsletter

es en

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

es en
Política de cookies Cookies policy
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here.