Publique en esta revista
Información de la revista
Vol. 220. Núm. 7.
Páginas 459-461 (Octubre 2020)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 220. Núm. 7.
Páginas 459-461 (Octubre 2020)
Correspondencia
DOI: 10.1016/j.rce.2020.05.006
Acceso a texto completo
Tromboembolismo pulmonar y COVID-19: un cambio de paradigma
Pulmonary embolism and COVID-19: A paradigm change
Visitas
...
A. Franco-Moreno
Autor para correspondencia
anaisabel.franco@salud.madrid.org

Autor para correspondencia.
, N. Muñoz-Rivas, B. Mestre-Gómez, J. Torres-Macho
Servicio de Medicina Interna, Hospital Universitario Infanta Leonor, Madrid, España
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Tablas (1)
Tabla 1. Series de casos de pacientes con COVID-19 y TEV
Texto completo
Sr. Director:

El 31 de diciembre de 2019 se detectó en la ciudad de Wuhan (China) un brote de neumonía por un nuevo coronavirus, designado como SARS-CoV-2. Desde el punto de vista clínico, los pacientes infectados pueden presentar desde un cuadro leve de vías respiratorias altas hasta una neumonía grave asociada a un síndrome de distrés respiratorio que podría progresar hacia una insuficiencia respiratoria grave y el fallecimiento del paciente.

Aunque esta nueva enfermedad afecta fundamentalmente al tracto respiratorio, varios estudios observacionales sugieren que la infección por SARS-CoV-2 (COVID-19) predispone a fenómenos trombóticos de localización venosa, siendo el tromboembolismo pulmonar (TEP) el más frecuente1–7. Este aumento de manifestaciones trombóticas pulmonares se ha descrito en autopsias de pacientes infectados en las epidemias por los coronavirus SARS-CoV y MERS-CoV en 2003 y 2012, respectivamente8.

La fisiopatología que relaciona el TEP con la infección por SARS-CoV-2 no se conoce bien y parece estar relacionada con un estado de hipercoagulabilidad. Estudios recientes han demostrado que niveles de dímero D superiores a 1.000 ng/ml en pacientes con COVID-19 constituyen un índice pronóstico relevante de mortalidad9. La respuesta inflamatoria sistémica y el daño endotelial asociados a la infección vírica activarían la coagulación, con aumento de la generación de trombina y disminución de los anticoagulantes naturales del organismo. Hace años se acuñó esta interrelación entre el sistema inmune y el sistema de coagulación como respuesta a una infección para evitar su propagación con el término «inmunotrombosis».

El SARS-CoV-2 penetra en las células epiteliales alveolares a través del receptor de superficie de la enzima convertidora de la angiotensina 2 (ACE2)10. La replicación viral desencadena la activación del complemento, con formación de C3a y C5a, capaces de reclutar neutrófilos, macrófagos, linfocitos y monocitos, responsables a su vez de la liberación masiva de citoquinas proinflamatorias (IL-1, IL-6, IL-8 e interferón-γ) que favorecen la expresión del factor tisular (FT) de trombomodulina y de moléculas de adhesión endotelial, y activan la fibrinólisis, entre otros11.

Además, el SARS-CoV-2 infecta las células endoteliales que expresan ACE2. Este daño endotelial activa el FT, que genera trombina a partir de la protrombina por acción del factor X activado; las plaquetas circulantes activadas se agregan y proporcionan la superficie fosfolipídica adecuada para la adhesión de los diferentes compuestos de la cascada de la coagulación con la generación de gran cantidad de trombina.

Recientemente, Ciceri et al. han propuesto el acrónimo MicroCLOTS (microvascular COVID-19 lung vessels obstructive thromboinflammatory syndrome) para designar esta microangiopatía trombótica pulmonar o trombosis in situ12. Concordante con esta hipótesis fisiopatológica se han hallado en las autopsias de pacientes fallecidos por COVID-19 trombos de fibrina en vasos arteriales pulmonares de pequeño tamaño13.

Por ello parece interesante conocer la incidencia de trombosis venosa profunda (TVP) en pacientes con COVID-19 y TEP. Según las series, en pacientes con TEP la presencia de TVP concomitante varía entre un 35-45%14. Aunque el 20% de pacientes con TEP pueden presentar TVP no diagnosticada, los estudios de Poissy et al.4 y Lodigiani et al.6 observaron una incidencia de TVP del 13,6 y 10%, respectivamente, en pacientes con COVID-19 y TEP. Las series de casos de pacientes con COVID-19 y TEV publicadas se muestran en la tabla 1.

Tabla 1.

Series de casos de pacientes con COVID-19 y TEV

Estudio  Número de pacientes  Ámbito del estudio  Incidencia de TEV (n; %)  Régimen de terapia antitrombótica  Tipo de evento 
Klok et al.1  184  UCI  26 (14,13)  Heparina profiláctica  25 pacientes con TEPUn paciente con TVPOtros: un TVP de extremidad superior asociada a catéter y 3 ictus 
Llitjos et al.2  26  UCI  18 (69) para trombosis venosa de EEII y 6 (23) para TEP  8 pacientes heparina profiláctica18 pacientes heparina terapéutica  6 pacientes con TEP14 pacientes con TVP4 pacientes con TVS 
Cui et al.3  81  UCI  20 (25)  No administrado  20 pacientes con TVP 
Poissy et al.4  107  UCI  22 (20,6) para TEP y 5 (4,7) para TVP  20 pacientes heparina profilácticaUn paciente AVKUn paciente heparina terapéutica  22 pacientes con TEP; 3 pacientes con TVP concomitante (13,6%)5 pacientes con TVP 
Lodigiani et al.5  388  UCI y UH  16 (4,4)  100% de pacientes de UCI heparina profiláctica75% de pacientes de UH heparina profiláctica  10 pacientes con TEP; 1 paciente con TVP concomitante (10%)4 pacientes con TVP proximalUn paciente con TVP distalOtros: 1 TVP de extremidad superior asociada a catéter, 9 ictus y 4 SCA 
Helms et al.6  150  UCI  25 (16,7) para TEP y 3 (2) para TVP  Heparinaprofiláctica  25 pacientes con TEP3 pacientes con TVPOtros: 2 ictus, una isquemia mesentérica y una isquemia arterial periférica 
Middeldorp et al.7  198  UCI y UH  39 (20)  Heparinaprofiláctica  13 pacientes con TEP14 pacientes con TVP proximal11 pacientes con TVP distalUn paciente con TVP de extremidad superior 

AVK: antagonista de la vitamina K; EEII: extremidades inferiores; SCA: síndrome coronario agudo; TEP: tromboembolismo pulmonar; TEV: tromboembolismo venoso; TVP: trombosis venosa profunda; TVS: trombosis venosa superficial; UCI: unidad de cuidados intensivos; UH: unidad de hospitalización.

En conclusión, la insuficiencia respiratoria grave que desarrollan los pacientes con COVID-19 podría explicarse en parte por una microangiopatía trombótica pulmonar consecuencia de una respuesta inmune exagerada del huésped. La coagulopatía presente en estos pacientes ha promovido que se planteen diferentes estrategias antitrombóticas, especialmente en pacientes graves ingresados en unidades de cuidados intensivos (UCI). Aunque no conocemos la mejor estrategia antitrombótica, las heparinas de bajo peso molecular a dosis profilácticas o dosis intermedias deberían indicarse en estos pacientes (salvo contraindicación), reservándose la anticoagulación terapéutica para los casos en los que se objetive o se sospeche una trombosis15.

Se necesitan ensayos controlados aleatorios para determinar la idoneidad de la tromboprofilaxis primaria más allá del alta hospitalaria y el tiempo óptimo de tratamiento anticoagulante en pacientes con TEP.

Conflicto de intereses

Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

Bibliografía
[1]
Klok FA, Kruip MJHA, van der Meer NJM, Arbous MS, Gommers DAMPJ, Kant KM, et al. Incidence of thrombotic complications in critically ill ICU patients with COVID-19. Thrombosis Research. DOI: 10.1016/j.thromres.2020.04.013
[2]
J.F. Llitjos, M. Leclerc, C. Chochois, J.M. Monsallier, M. Ramakers, M. Auvray, et al.
High incidence of venous thromboembolic events in anticoagulated severe COVID-19 patients.
J Thromb Haemost, (2020),
[3]
S. Cui, S. Chen, X. Li, S. Liu, F. Wang.
Prevalence of venous thromboembolism in patients with severe novel coronavirus pneumonia.
J Thromb Haemost, (2020),
[4]
J. Poissy, J. Goutay, M. Caplan, E. Parmentier, T. Duburcq, F. Lassalle, et al.
Pulmonary Embolism in COVID-19 Patients: Awareness of an Increased Prevalence.
[5]
C. Lodigiani, G. Iapichino, L. Carenzo, M. Cecconi, P. Ferrazzi, T. Sebastian, et al.
Venous and arterial thromboembolic complications in COVID-19 patients admitted to an academic hospital in Milan, Italy.
[6]
J. Helms, C. Tacquard, F. Severac, I. Leonard-Lorant, M. Ohana, X. Delabranche, et al.
High risk of thrombosis in patients with severe SARS-CoV-2 infection: A multicenter prospective cohort study.
[7]
S. Middeldorp, M. Coppens, T.F. van Haaps, M. Foppen, A.P. Vlaar, M.C.A. Müller, et al.
Incidence of venous thromboembolism in hospitalized patients with COVID-19.
J Thromb Haemost, (2020),
[8]
D. Giannis, I.A. Ziogas, P. Gianni.
Coagulation disorders in coronavirus infected patients: COVID-19, SARS-CoV-1 MERS-CoV and lessons from the past.
J Clin Virol, 127 (2020), pp. 104362
[9]
N. Tang, H. Bai, X. Chen, J. Gong, D. Li, Z. Sun.
Anticoagulant treatment is associated with decreased mortality in severe coronavirus disease 2019 patients with coagulopathy.
J Thromb Haemost, 18 (2020), pp. 1094-1099
[10]
H. Zhang, J.M. Penninger, Y. Li, N. Zhong, A.S. Slutsky.
Angiotensin-converting enzyme 2 (ACE2) as a SARS-CoV-2 receptor: Molecular mechanisms and potential therapeutic target.
Intensive Care Med, 46 (2020), pp. 586-590
[11]
K. Yuki, M. Fujiogi, S. Koutsogiannaki.
COVID-19 pathophysiology: A review.
Clin Immunol, 215 (2020), pp. 108427
[12]
F. Ciceri, L. Beretta, A.M. Scandroglio, S. Colombo, G. Landoni, A. Ruggeri, et al.
Microvascular COVID-19 lung vessels obstructive thromboinflammatory syndrome (MicroCLOTS): An atypical acute respiratory distress syndrome working hypothesis.
Crit Care Resusc, (2020),
[13]
Carsana L, Sonzogni A, Nasr A, Rossi R, Pellegrinelli A, Zerbi P, et al. Pulmonary post-mortem findings in a large series of COVID-19 cases from Northern Italy. MedRxiv. DOI 10.1101/2020.04.19.20054262
[14]
A.B. Van Rossum, H.C. van Houwelingen, G.J. Kieft, P.M. Pattynama.
Prevalence of deep vein thrombosis in suspected and proven pulmonary embolism: A meta-analysis.
Br J Radiol, 71 (1998), pp. 1260-1265
[15]
B. Bikdeli, M.V. Madhavan, D. Jimenez, T. Chuich, I. Dreyfus, E. Driggin, et al.
COVID-19and Thrombotic or Thromboembolic Disease: Implications for Prevention Antithrombotic Therapy, and Follow-up.
J Am Coll Cardiol, 35008–7 (2020), pp. S0735-S1097
Copyright © 2020. Elsevier España, S.L.U. and Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI)
Idiomas
Revista Clínica Española

Suscríbase a la newsletter

Opciones de artículo
Herramientas
es en

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

es en
Política de cookies Cookies policy
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here.